Shrinkflation: La técnica utilizada por las empresas para enmascarar la subida de precios

Con la intención de enmascarar el aumento en el costo del carrito de compras, las empresas están implementando una técnica que potencialmente puede hacer que los compradores desconozcan este crecimiento: la “shrinkflation”. Para denunciarlo están las asociaciones de consumidores, según las cuales este método -con el que los artículos se reducen en tamaño o cantidad mientras que sus precios siguen siendo sustancialmente los mismos – puede engañar fácilmente a los clientes. De hecho, el consumidor que compra sin prestar demasiada atención a la etiqueta apenas notará estas diferencias, encontrándose ante el mismo precio de siempre y el mismo envase al que está acostumbrado a comprar, o en todo caso sólo un poco más pequeño.

Esta es la razón por la cual el Codacones -es decir, la Coordinación de asociaciones para la defensa del medio ambiente y los derechos de los usuarios y consumidores- presentó recientemente una denuncia ante la Defensa de la Competencia y ante 104 Fiscales de toda Italia solicitando la apertura investigaciones encaminadas a verificar si esta práctica iniciada por los productores podría constituir infracciones penalmente relevantes, de estafa a práctica comercial desleal. “Un truco que permite a las empresas manufactureras enormes ganancias pero que en realidad vacía los carritos de compras y los bolsillos de los consumidores, creando una especie de inflación encubierta”: así funciona la Codacones define “shrinkflation”, enfatizando de hecho que los consumidores “tienden a ser siempre sensibles al precio, pero pueden no notar pequeños cambios en el empaque o ignorar la letra pequeña sobre el tamaño o el peso de un producto”.

Parece que se trata de una técnica bastante extendida, dado que la Codacones dice que según una encuesta reciente de Istat “hubo 7.306 casos similares registrados en mercados, revendedores y supermercados italianos”, con los picos que se produjeron “en el sector de productos de azúcares, dulces, mermeladas, chocolate, miel (en 613 casos una disminución de la cantidad y un aumento del precio) y en la del pan y los cereales (788 casos en los que, sin embargo, sólo se constató una reducción del embalaje)”. “Bebidas, zumos de frutas, leche, quesos, cremas y lociones son las otras categorías de productos a los que conviene prestar especial atención”, recuerda también el Codaconesquien finalmente subraya que el fenómeno de contracción también se observó durante el período de Pascuacon el peso de unas palomas que “por arte de magia pasaron de 1 kg el año pasado a 750 gramos en 2022, manteniendo intacto el precio y el empaque”.

Este último también se centró en este último punto.Unión Nacional de Consumidores – la primera asociación de defensa del consumidor en Italia – que, al igual que la Codacones ha decidido luchar contra el fenómeno. “Las tórtolas de Pascua de 750 gramos con envases similares a los de 1 kg acaban en el Antimonopolio”, se lee en una nota de la asociación, que de hecho presentó una denuncia ante la Autoridad por el “shrinkflation” en virtud no solo del menor peso de palomas pascuales, pero también de varios otros productos como mozzarella (100 gramos en lugar de 125), café (225 en lugar de 250 gramos) y té (con 20 sobres en lugar de 25). «La degramación de los productos es antigua, pero con la crisis actual y los incrementos en los costos de producción de las empresas, debido a los precios energéticos de la electricidad y el gas, los reportes de los consumidores se han multiplicado y las técnicas de las empresas se han vuelto cada vez más insidiosas», dijo al respecto el presidente de la asociación Massimiliano Dona.

Finalmente, la asociación ha denunciado esta práctica en las últimas semanas Consumismo sin fines de lucro, que a su vez presentó una denuncia ante la Defensa de la Competencia pidiendo que se averigüe si la “shrinkflation” podría violar las normas del Código de Consumo y llevar a cabo una práctica comercial desleal. Se trata “una práctica que engaña a los consumidores, que no tienen la percepción de estar experimentando un aumento en el gasto, e vacía sus carros hasta -30%ya que a igual gasto las cantidades traídas a casa son menores”, de hecho, explicó el presidente de Consumismo sin fines de lucroLuis Gabriele.

[di Raffaele De Luca]

Add Comment